Hace décadas, a inicios de los 90 para ser exactos, cuando las computadoras con Windows comenzaban a volverse una cotidianidad en casa, una opción que teníamos a la mano para entretenernos con ellas era sumergirse en los juegos que traían instalados.